Articles

Jueves de retroceso de los Braves: La mercurial carrera de Deion Sanders en el béisbol

Deion Sanders no fue la primera persona en jugar en las Grandes Ligas de Béisbol y en la Liga Nacional de Fútbol Americano al mismo tiempo, ni siquiera fue la persona más famosa en hacerlo en su propia época.

Pero hace 25 años este mes, Sanders logró algo que nadie había hecho antes y que nadie ha hecho desde entonces. Tres años después de vestirse con los Bravos de Atlanta en las Series Mundiales de 1992, «Primetime» salió al campo con los 49ers de San Francisco en la Super Bowl XXIX el 29 de enero de 1995.

Así, Sanders se convirtió en el primer hombre en jugar tanto en una Serie Mundial como en una Super Bowl. Jugó en ambos deportes simultáneamente durante cinco años consecutivos entre 1991 y 1995, a menudo a un nivel muy alto en ambos deportes.

No se puede hablar de la carrera de Sanders en el béisbol sin mencionar también a Bo Jackson, que también fue una destacada estrella polideportiva en el instituto de Alabama unos años antes de que Sanders construyera su leyenda en el suroeste de Florida. Jackson fue reclutado en la segunda ronda por los Yankees de Nueva York en 1982, pero rechazó el béisbol profesional para jugar ambos deportes (y también correr en pista) en Auburn.

Sanders fue un jugador de todo el estado en fútbol americano, béisbol y atletismo en su último año en North Fort Myers (Fla.) High School, y fue seleccionado en la sexta ronda del draft de junio de 1985 por los Kansas City Royals (el mismo equipo que reclutaría y firmaría a Jackson al año siguiente, tras su último año en Auburn). Sanders rechazó una oferta de 75.000 dólares de los Royals para inscribirse en Florida State, que le prometió que podría jugar tanto al béisbol como al fútbol americano.

En la primavera de 1986, mientras Jackson contemplaba la posibilidad de rechazar el fútbol americano por el béisbol, Sanders estaba causando un impacto inmediato en el campo universitario. Fue titular y jugó en el campo central en el debut de los Seminoles en la temporada contra Grambling, yendo 2 por 3 con tres carreras anotadas y tres bases robadas en una victoria de la FSU por 12-1.

Sanders bateó .333 con 21 carreras anotadas y 11 bases robadas en 16 partidos como estudiante de primer año, pero se perdió mucho tiempo con una lesión en el tobillo. Entró en 60 de los 73 partidos de los Seminoles en 1987, pero su promedio bajó a .267 junto con 41 carreras y 27 robos.

Sanders decidió no jugar al béisbol como junior en 1988, concentrándose en cambio en el atletismo y el fútbol de primavera. Y, por supuesto, para entonces ya era una estrella consolidada en el campo de juego, habiendo ganado honores unánimes de All-America como cornerback y retornador de punt en 1987 y recogiendo el doble apodo de «Neon Deion» y «Prime Time».

Pero el espectro de lo que Jackson estaba haciendo con los Royals de béisbol y los Raiders de Los Ángeles de la NFL seguía pesando sobre Sanders. Los New York Yankees reclutaron a Sanders en la 30ª ronda en junio de 1988, y ese verano jugó partidos en tres niveles diferentes de la liga menor.

Sanders repitió como All-American en fútbol americano en el otoño de 1988, y ganó el premio Jim Thorpe como mejor back defensivo del fútbol universitario. Parecía una conclusión inevitable que se decantaría por el fútbol americano profesional, y los Atlanta Falcons lo seleccionaron en el número 5 del draft de la NFL de 1989.

Las conversaciones sobre el contrato de Sanders con los Falcons se estancaron, y volvió a jugar al béisbol en la primavera de 1989. El propietario de los Yankees, George Steinbrenner, nunca deja pasar la oportunidad de acaparar titulares, y se encargó de que Sanders fuera llamado al gran club el 31 de mayo, después de sólo 61 partidos como profesional.

«No tengo ninguna duda de que puede ser una estrella de las Grandes Ligas», dijo Steinbrenner a Sports Illustrated en un artículo publicado el 3 de julio de 1989. «Claro que cometió algunos errores, pero esos son de tipo aprendizaje-experiencia. Nunca he visto a un chico llegar y hacer lo que él hizo».

Predictiblemente, Sanders no jugó particularmente bien después de ser apresurado a las mayores, bateando .234/.280/.404 con dos jonrones en 14 juegos en 1989. Jackson, por su parte, fue el Jugador Más Valioso del Juego de las Estrellas de la MLB de 1989, y terminó el año con 32 jonrones y 26 bases robadas.

Jackson también destacaba como corredor con los Raiders. Y su campaña publicitaria de Nike «Bo Knows» había contribuido a convertirlo en uno de los atletas más famosos del mundo.

Sanders no iba a dejar que Jackson le robara todos los titulares como estrella de dos deportes.

Así que incluso después de un excelente año de novato con los Falcons en 1989, Sanders volvió a los Yankees en la primavera de 1990. Entró en la lista del día de apertura del equipo, pero bateó .158/.236/.271 en 57 partidos antes de volver al fútbol americano a finales del verano.

La estancia de Sanders en los Yankees fue más famosa por una pelea con el futuro receptor del Salón de la Fama, Carlton Fisk, durante y después de un partido con los Chicago White Sox el 22 de mayo de 1990. Fisk le gritó obscenidades a Sanders después de que éste fallara en la ejecución de un pop-up de rutina, corriendo hacia el dugout de los Yankees.

El incidente llevó a las predecibles amonestaciones de «jugar el juego de la manera correcta» para Sanders, cuya estrella había comenzado a disminuir en Nueva York. Después de que las negociaciones se estancaran en un contrato para 1991 (se dice que Sanders pedía un millón de dólares), los Yankees lo despidieron a finales de septiembre y lo dejaron en libertad unos días más tarde.

Sanders tuvo un excelente segundo año con los Falcons, siendo titular en los 16 partidos y anotando tres touchdowns – dos en intercepciones y uno en un retorno de punt. Su futuro en el béisbol se veía nublado en el mejor de los casos de cara a 1991.

Entre los Braves de Atlanta.

John Schuerholz, que había orquestado el primer acuerdo de béisbol de Jackson en Kansas City, había sido contratado como gerente general de los Braves poco después de que terminara la temporada de 1990. El 30 de enero de 1991, Schuerholz firmó con Sanders un contrato de liga menor por valor de 650.000 dólares, que incluía una bonificación por firma de 500.000 dólares.

«Lo que juega en este fichaje es su tremendo potencial de béisbol que está a punto de salir a la superficie», dijo Schuerholz al Atlanta Constitution. «Queremos ser la organización que lleve ese potencial de béisbol a su máxima luz».

El contrato de béisbol de Sanders no le obligaba a permanecer con los Braves más allá del 31 de julio, liberándole para volver al fútbol americano. Pero con sus dos equipos de béisbol y fútbol americano en la misma ciudad, esa transición sería más fácil.

Sanders entró en el club de los Braves desde los entrenamientos de primavera, y fue 1 de 3 como bateador de primera y jardinero izquierdo el día de la inauguración contra los Dodgers de Los Ángeles. Pero a principios de mayo perdió tiempo de juego en favor del agente libre Otis Nixon, y fue enviado a Triple-A Richmond.

Sanders regresó a Atlanta a finales de junio y vio acción principalmente como bateador suplente antes de regresar a los Halcones a finales de agosto. Sin embargo, el 31 de julio le dio a los aficionados de los Braves una despedida memorable, con un jonrón de tres carreras en la quinta entrada que ayudó a Atlanta a remontar una victoria por 8-6.

Nixon fue suspendido a mediados de agosto por violar la política antidrogas de la MLB, y los Braves se vieron envueltos en una apretada carrera por el banderín del Oeste de la NL con los Dodgers. A medida que avanzaba el mes de septiembre, se empezó a rumorear que Sanders podría intentar jugar ambos deportes simultáneamente (Jackson siempre había esperado hasta que terminara la temporada de béisbol para reportarse con los Raiders).

El martes 25 de septiembre, un día de descanso de los Falcons, Sanders regresó a los Braves, con la intención de servir como corredor suplente esa noche contra los Reds. Sin embargo, el partido se suspendió por lluvia y se reprogramó como parte de una doble jornada al día siguiente.

Eso llevó a un elaborado plan en el que Sanders practicaría con los Falcons a primera hora de la tarde, y luego tomaría un helicóptero hasta el Fulton County Stadium para jugar con los Braves. Jugó como reserva en ambos partidos, en los que los Braves y los Reds se dividieron.

Sanders apareció como corredor suplente en otros tres partidos de los Braves a principios de octubre, logrando su mayor impacto el 1 de octubre contra los Reds en Cincinnati (esta vez voló en un avión, en lugar de un helicóptero). En la parte alta de la novena, sustituyó a Mark Lemke y luego anotó antes del jonrón de dos carreras de David Justice, que coronó la victoria por 7-6.

Sanders también corrió para los Braves al día siguiente y bateó en la final de la temporada regular contra los Astros de Houston el 6 de octubre. No apareció para los Braves en la postemporada, pasando el resto del otoño con los Falcons y ganando su primer puesto en el Pro Bowl.

Se puede debatir si Sanders podría haber sido o no un jugador decisivo en la derrota de los Braves en la Serie Mundial ante los Minnesota Twins en siete juegos. Lonnie Smith sustituyó a Nixon y actuó muy bien -salvo por un infame error del corredor de base-, por lo que es poco probable que Sanders hubiera sido mucho más que un corredor suplente.

(Sanders también se merece el crédito – o la culpa – por el Tomahawk Chop, el omnipresente y controvertido canto de los fans de los Braves que fue cooptado del Estado de Florida. Según la historia, algunos aficionados de los Braves que también eran seguidores de Florida State se presentaron en el estadio del condado de Fulton en mayo de 1991 y comenzaron a dirigir el «chop» a Sanders. Cuando llegaron las Series Mundiales de 1991, el «Chop» se había convertido en un fenómeno.

Sanders terminó su primera temporada de béisbol con Atlanta con una línea de .191/.270/.345, con cuatro jonrones, 13 RBIs y 11 robos en 31 partidos. Sin embargo, dado que Nixon no jugaría los primeros 16 partidos de la siguiente temporada, Sanders estaba seguro de tener un papel en los Braves en 1991.

Como resultó, 1992 sería el punto culminante de la permanencia de Sanders en los Braves de Atlanta y de su carrera de béisbol en general.

Lanzando y jugando en el jardín central a diario, tuvo un comienzo al rojo vivo, bateando .447/.462/1.330 a mediados de abril. Fue en esta época cuando Sanders comenzó a hacer ruido sobre la posibilidad de dejar el fútbol, ya que su contrato con los Falcons expiraba después de la temporada de 1992.

El 13 de abril, Sanders dijo a la Constitución de Atlanta que «soy un jugador de béisbol a tiempo completo»

Nixon regresó al jardín central y al puesto de primera línea el 24 de abril, pero Sanders permaneció en la alineación en el jardín derecho mientras David Justice luchaba contra una lesión de espalda. A finales de abril, el promedio de Sanders había bajado a .329, pero seguía teniendo un porcentaje de slugging de .598, gracias en gran parte a un récord de seis triples en la Liga Nacional.

En un artículo de Sports Illustrated publicado el 27 de abril de 1992, Sanders volvió a insistir en la idea de que podría dejar el fútbol.

«He cumplido mi objetivo en esa otra cosa», dijo Sanders, sin dignarse a mencionar por su nombre el que hasta ese momento había sido su deporte principal. «Ahora es el momento de cumplir un objetivo en esto. … Soy un buen jugador de béisbol. Pero puedo ser un gran jugador de béisbol. Un jugador de béisbol estrella».

Esa afirmación ciertamente se hizo realidad, ya que Sanders llevó una línea de bateo de .317/.361/.552 a la pausa del All-Star. El 12 de julio, conectó un jonrón de dos carreras en la octava entrada de un partido en el Wrigley Field para provocar una victoria de los Braves por 3-1.

El contrato de béisbol original de Sanders preveía su marcha a los Falcons el 31 de julio, y los Falcons endulzaron el acuerdo con una bonificación de 1 millón de dólares que se activaría si se presentaba al campo de entrenamiento antes del 1 de agosto. Sin embargo, después de meses de negociación, Sanders aceptó el 31 de julio quedarse con los Braves «indefinidamente»

Sanders tuvo problemas con una mano mala durante gran parte de finales de julio y principios de agosto, pero volvió a la alineación titular el 9 de agosto contra los Dodgers. Los Braves para ese momento estaban al mando de la carrera del Oeste de la NL, pero la pregunta seguía siendo… ¿tendría el equipo a Sanders para los playoffs?

Una resolución finalmente llegó el 10 de septiembre, cuando Sanders acordó una extensión de contrato de un año con los Halcones. El acuerdo permitía a Sanders dividir su tiempo entre los dos deportes, y aseguraba que estaría disponible para los Braves en la postemporada.

Sanders tuvo un bajón en la recta final de 1992, pero terminó la temporada con una línea de .304/.346/.495 con ocho jonrones, 26 robos y un récord de liga de 12 triples, bueno para 3,2 WAR en un equipo. Los Braves ganaron 94 juegos y se adjudicaron el Oeste de la Liga Nacional por ocho juegos sobre Cincinnati, y se prepararon para enfrentar a los Piratas de Pittsburgh en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por segundo año consecutivo.

Sanders jugó en cuatro de los siete partidos de los Braves en su victoria en la NLCS sobre los Piratas, sin conseguir un hit en cinco at-bats. Durante el cuarto partido de la serie en Pittsburgh (una victoria de los Braves por 6-4 en la que Sanders se ponchó en su único bateo), se filtró la noticia de que Sanders planeaba dejar los Braves esa noche y volar a Miami, donde los Falcons tenían un partido con los Dolphins al día siguiente. Sanders volaría entonces de vuelta a Pittsburgh y estaría disponible para los Braves esa noche.

Schuerholz estaba furioso, y le dijo al columnista del Atlanta Constitution Furman Bisher que Sanders «faltó a su palabra». Muchos observadores desestimaron el «doble juego» de Sanders como un truco de marketing cocinado por Nike y el agente de Sanders.

Durante la retransmisión de la CBS del cuarto partido, el analista Tim McCarver echó gasolina al fuego.

«¿Cómo puede irse en los playoffs e ir a jugar en un partido de fútbol americano?», dijo McCarver. «La forma en que veo eso… eso es simplemente incorrecto, y supongo que podría interpretarse como un incumplimiento de contrato».

Sanders regresó a Pittsburgh al comienzo del quinto partido, pero no jugó en una derrota de los Braves por 7-1 que recortó la ventaja de la serie de Atlanta a 3-2. (Los Falcons también perdieron en Miami 21-17, ya que Sanders vio acción en la defensa, equipos especiales e incluso en la ofensiva).

Dos días más tarde, Sanders (que para entonces había dejado de hablar con los medios de comunicación, al menos en el béisbol) se fue 0 de 2 en una derrota de los Braves por 13-4 en el sexto partido, que igualó la serie 3-3. A la noche siguiente, bateó y se ponchó en la octava entrada del séptimo partido, un partido que los Braves ganaron por 3-2 con un sencillo de Francisco Cabrera y un deslizamiento de Sid Bream, avanzando así a la Serie Mundial.

En las secuelas de lo que hasta ese momento era probablemente la victoria más emocionante en la historia de los Braves de Atlanta, Sanders buscó a McCarver -que estaba en el clubhouse para realizar entrevistas después del juego- para vengarse. Sanders roció repetidamente al entonces locutor de 51 años con agua helada, lo que provocó la infame réplica de McCarver, «eres un hombre de verdad, Deion».

Sanders rompió su silencio mediático para explicar sus acciones.

«Es un ignorante redomado», dijo Sanders, según el Chicago Tribune. «Es más bien un cobarde. Nunca lo conocí y nunca hablé con él en mi vida. Sólo nos divertíamos».

(Sanders fue multado más tarde con 1.000 dólares por el presidente de la Liga Nacional, Bill White.)

Si bien la interacción de Sanders con McCarver fue un disgusto para muchos, su juego en la Serie Mundial de 1992 contra Toronto fue difícil de ignorar. Un Gant decaído fue enviado al banquillo después del primer partido, y Sanders dio un espectáculo en los cuatro partidos en los que entró en acción.

A pesar de jugar con un hueso roto en el pie, Sanders se fue de 8 por 15 con cuatro carreras anotadas, dos dobles y cinco bases robadas mientras los Braves perdían la serie en seis partidos. Sean McDonough, compañero de McCarver en las transmisiones de la CBS, señaló en un momento dado: «Si los Braves ganan, tiene que ser considerado el MVP».

Sanders disfrutó de su mejor año hasta ahora con los Falcons en 1992, ganando honores de All-Pro por primera vez y devolviendo dos kickoffs para touchdowns. También jugó en su segundo Pro Bowl consecutivo.

A pesar de su excelente juego el año anterior, Sanders vio reducido su papel con los Braves en 1993. Gant, Nixon y Justice se mantuvieron sanos y productivos, comiendo el tiempo de juego de Sanders.

El padre de Sanders, Mims, murió el 23 de abril de 1993 de un tumor cerebral a los 50 años. Angustiado por la muerte de su padre y enfadado por su falta de tiempo de juego -sólo había sido titular en seis de los primeros 20 partidos de los Braves- Sanders dejó el equipo y juró no volver.

«Quiero que la gente sepa que ésta es la peor traición de un equipo en toda la historia del deporte», dijo Sanders a los periodistas en aquel momento, quizás exagerando un poco.

Sin embargo, menos de un mes después, Sanders volvió. Bobby Cox puso a Sanders en la alineación para un partido en Nueva York el 22 de mayo, lo que alejó a Nixon, el jardinero central titular.

Cuando se enteró de que no iba a jugar, Nixon se presentó intencionadamente tarde al partido del día siguiente, y luego exigió un intercambio. (Los Braves no le dieron cabida, pero le permitieron marcharse como agente libre después de la temporada.)

Sanders se quedó el resto de la temporada como cuarto jardinero de un equipo de los Braves que ganó 104 partidos y persiguió de forma memorable a los Giants de San Francisco para ganar la NL West. En 95 partidos, Sanders bateó .276/.321/.452 con seis cuadrangulares, seis triples, 28 carreras impulsadas y 19 robos (vio acción en cinco partidos de la derrota de Atlanta en la NLCS ante los Filis de Filadelfia, quedando 0 de 3.)

Con la partida de Nixon a los Medias Rojas de Boston, Sanders volvió a ser el jardinero central de tiempo completo de los Braves para comenzar la temporada de 1994. Su situación con los Falcons era menos clara, ya que se había convertido en agente libre después de haber logrado la mejor marca de su carrera con siete intercepciones en 1993.

Aún así, los Braves estaban en transición en el campo exterior. Gant se había perdido para la temporada con una pierna rota sufrida en un accidente de bicicleta, lo que llevó a Atlanta a dar de baja al veterano jardinero izquierdo y a instalar al novato primera base Ryan Klesko en su lugar.

Sanders estaba bateando .350 a finales de abril, pero sus números comenzaron a bajar a lo largo de mayo. Su incierta condición de jugador de dos deportes y varias «distracciones» fuera del campo también habían comenzado a desgastar a los Braves, y el 29 de mayo, Schuerholz lanzó una bomba.

Sanders fue cambiado a los Cincinnati Reds por el jardinero central Roberto Kelly y un lanzador de liga menor. Fue un intercambio de desafío directo – cuando un club intercambia un jugador por otro en la misma posición – y Sanders se sintió personalmente insultado.

«Oye, ese es John Schuerholz», dijo Sanders al Atlanta Constitution. «Ya sabes cómo es Schuerholz; sabes que se está vengando de mí. Schuerholz nunca ha sido sincero conmigo».

Sanders se convirtió en una especie de nómada del béisbol tras dejar los Braves, llegando a estar poco más de dos meses con los Reds antes de que la huelga de jugadores detuviera la temporada de 1994. Firmó con los 49ers ese septiembre, y tuvo posiblemente la mejor temporada de su carrera en el fútbol americano – devolviendo tres intercepciones para touchdowns en sólo 14 partidos – para los campeones de la Super Bowl.

(Kelly tuvo un buen rendimiento con los Braves durante el resto de 1994, registrando un OPS+ de 102 con seis jonrones y 44 carreras anotadas en 63 partidos antes de que llegara la huelga. Después de que se resolvió el paro laboral en la primavera siguiente, fue empaquetado en un canje que permitió obtener otro jardinero central bateador principal, Marquis Grissom, de los Expos de Montreal).

Sanders fue traspasado de nuevo el 21 de julio de 1995, esta vez a los San Francisco Giants como parte de un acuerdo de ocho jugadores. Pero pronto volvería a pasar al fútbol americano, a los Dallas Cowboys.

Sanders no jugó la temporada de béisbol de 1996, para volver con Cincinnati en 1997. Jugó 115 partidos con los Reds esa temporada, registrando un OPS+ muy por debajo de la media de 80, antes de centrarse sólo en el fútbol americano durante las siguientes tres temporadas, dos con Dallas y una con los Washington Redskins.

Sanders se retiró del fútbol americano en 2001, y volvió a los Reds de nuevo para disputar 32 improductivos partidos ese verano a la edad de 34 años. Ese sería el final de la carrera de Sanders en el béisbol, en la que jugó en 641 partidos, totalizó 558 hits, 43 triples, 39 jonrones, 186 bases robadas, registró una línea de .263/.319/.392 y un OPS+ de 89, con un total de WAR en su carrera de 5,5. (Regresó para una última temporada de la NFL con los Baltimore Ravens en 2004, jugando en nueve partidos antes de retirarse definitivamente a los 37 años.)

Al igual que con Jackson, es difícil saber qué tan buen jugador de béisbol podría haber sido Sanders si se hubiera centrado en el diamante a tiempo completo. En su mejor momento -como durante esa memorable temporada y postemporada de 1992- fue un jugador de calidad de estrella, un potencial All-Star.

En general, sin embargo, Sanders fue un jugador medio de las Grandes Ligas. Podía ser un miembro valioso de equipos ganadores, pero probablemente no lo suficientemente bueno como para ser una estrella por derecho propio (al menos no por su rendimiento en el campo).

Ha habido un puñado de atletas de béisbol/fútbol desde el apogeo de Jackson y Sanders – Brian Jordan, Drew Henson, Russell Wilson y Kyler Murray entre ellos – aunque ninguno jugó al nivel de la NFL/MLB simultáneamente. Que Sanders se desempeñe como un jugador de las ligas mayores, aunque sea pasable, durante media década y que, al mismo tiempo, sea uno de los mejores jugadores de la NFL de su época, es un logro realmente asombroso, y que probablemente no volveremos a ver pronto.

Darryl Palmer es un escritor colaborador de Talking Chop. Envíale un correo electrónico a [email protected] No, ese no es su verdadero nombre.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *